Información

Hipertensión

Hipertensión


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La hipertensión (hipertensión primaria) es una enfermedad crónica independiente. También hay hipertensión secundaria, que es un síntoma de alguna otra enfermedad, es decir, no tiene conexión con la hipertensión.

El síntoma principal de la hipertensión es la presión arterial alta, pero hay otros síntomas que difieren según el grado de hipertensión. Hay tres grados de hipertensión: leve, moderada y grave.

La hipertensión es una enfermedad en la que es importante seguir absolutamente todas las recomendaciones del médico y no suspender el tratamiento si se siente mejor, ya que de lo contrario existe una alta probabilidad de desarrollar una crisis hipertensiva. Una crisis hipertensiva tiene tres tipos, pero todos se caracterizan por un aumento de la presión arterial a un nivel que excede el aumento de la presión durante las exacerbaciones de hipertensión que surgen periódicamente.

Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar hipertensión incluyen: mal funcionamiento del cerebro, consumo excesivo de sal de mesa, factor renal, malos hábitos, estilo de vida inadecuado, factor hereditario.

Las palabras hipertensión e hipertensión son sinónimos. De hecho, estas palabras se usan para referirse a la misma enfermedad.

Hay dos tipos de hipertensión. Estamos hablando de hipertensión primaria y secundaria. La hipertensión primaria se asocia con un aumento de la presión arterial, que es causada solo por la hipertensión. La hipertensión primaria es más común que la hipertensión secundaria. La hipertensión secundaria ocurre en solo el 5% de los casos hipertensos. No tiene relación con la hipertensión. La hipertensión secundaria se debe a otras causas. A menudo, la hipertensión secundaria es un tipo de síntoma que indica daño a los vasos de los riñones e inflamación continua en estos órganos.

La hipertensión primaria es hipertensión. Es bajo este nombre que la hipertensión primaria (o esencial) es conocida por la masa general de la población. Decir la palabra "hipertensión" también significa que estamos hablando de hipertensión primaria.

La hipertensión es una enfermedad independiente. Es decir, la hipertensión no es una manifestación de ninguna otra enfermedad, como, por ejemplo, en el caso de la hipertensión secundaria. Además, la hipertensión es una enfermedad crónica.

El síntoma principal de la hipertensión es la presión arterial alta. El aumento de la presión arterial se produce constantemente. Esta enfermedad es crónica. La razón de este aumento en la presión arterial está asociada con una violación de la regulación de la presión arterial. Las manifestaciones de la hipertensión no están asociadas de ninguna manera con las consecuencias de otras enfermedades del cuerpo.

La hipertensión es una enfermedad generalizada. Esto es especialmente cierto para la población de los países industrializados. Cada vez más, en la sociedad moderna, la hipertensión ya se desarrolla en la adolescencia.

"Todas las enfermedades son de los nervios", un juicio ideal para la hipertensión. Si elaboramos una especie de cadena de etapas en el desarrollo de la hipertensión primaria, entonces el primer eslabón que tiene un efecto inicial en el desarrollo de la hipertensión será la experiencia emocional. El cuerpo humano reacciona a muchos trastornos emocionales al aumentar la presión arterial.
Sin embargo, la persona que es propensa al desarrollo de hipertensión primaria puede tener una reacción profunda del sistema cardiovascular (en este caso, se manifiesta como un aumento notable de la presión arterial) incluso por una causa aparentemente frívola.
Vale la pena señalar que si una persona está sana, pero ha experimentado una experiencia emocional bastante fuerte, en relación con la cual su presión arterial ha aumentado, esta última volverá rápidamente a la normalidad. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de una persona que desarrolla hipertensión primaria. Una persona enferma, que ha experimentado otro estrés, profundiza su enfermedad, y la reacción del sistema cardiovascular se hace cada vez más larga. Por lo tanto, con el tiempo, el cuerpo humano considerará la presión arterial alta como un estado normal y la mantendrá; los mecanismos humorales contribuyen a la consolidación de este estado. La hipertensión se vuelve crónica, también se producen cambios en los síntomas de la hipertensión primaria. Si en la etapa inicial del desarrollo de la hipertensión, el aumento de la presión era inestable, el dolor en el corazón y los dolores de cabeza no aparecían con tanta frecuencia, entonces durante la transición de la enfermedad a una forma crónica, la presión arterial alta ocurre casi constantemente, es decir, podemos hablar de su naturaleza persistente. Además, entre otros síntomas de hipertensión crónica, los siguientes son: mareos recurrentes, fatiga rápida y falta de sueño, entumecimiento en los dedos de manos y pies.

Hay tres grados de hipertensión. Estamos hablando de grados leves, moderados y severos: esta clasificación fue propuesta por los cardiólogos en la convención anual de 2003. Consideremos cada uno de ellos. Un grado leve de hipertensión, también es el primer grado, tiene síntomas que pueden confundirse fácilmente con las manifestaciones de un resfriado o exceso de trabajo.
En cuanto a la presión arterial, está en el nivel de 140-159 / 90-99 mm Hg. Arte. Este grado también se llama forma "leve", pero debe tomarse tan en serio como la hipertensión severa. Un grado moderado de hipertensión, también es el segundo grado, se caracteriza por los siguientes síntomas. La presión arterial es en promedio 160-179 / 100-109 mm Hg. Arte, es decir, podemos hablar de un aumento más significativo que en el caso del primer grado.
Un grado moderado de hipertensión se caracteriza por los siguientes síntomas: mareos y dolores de cabeza severos, dolor en el corazón, empeoramiento del sueño y capacidad de trabajo, a veces ocurren hemorragias nasales, el funcionamiento de los sistemas nervioso y cardiovascular y los riñones se deterioran. El riesgo de desarrollar un accidente cerebrovascular no puede excluirse en el caso del segundo grado de hipertensión.
La hipertensión severa, o tercer grado, se caracteriza por síntomas más graves. En este caso, la presión arterial supera los 180/110 mm Hg. La hipertensión severa representa una amenaza para la vida del paciente y un grave riesgo de angina de pecho, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. El tercer grado de hipertensión conduce al desarrollo de insuficiencia renal. En este caso, hay cambios irreversibles en la actividad del corazón.

El primer grado de hipertensión es el más común. Ella se preocupa por el 70% de los pacientes. Las personas con hipertensión leve tienen un riesgo mucho mayor de accidente cerebrovascular (aproximadamente dos a cuatro veces) que las personas sanas.

La hipertensión se puede tratar en casa. Muchas personas piensan que sí, y no acuden a un especialista. Como resultado, un mayor desarrollo de hipertensión y complicaciones. Bajo la supervisión de un cardiólogo, la eliminación de los síntomas e incluso la recuperación se pueden lograr con éxito con hipertensión leve. Esto es cierto, por supuesto, si se siguen todas las recomendaciones del médico. Lo último, en esa fuerza, incluye mantener una dieta determinada y normalizar el estilo de vida.
La normalización de la presión arterial en una etapa moderada de hipertensión es una tarea más difícil de lograr, el paciente debe tomar medicamentos recetados por un cardiólogo. La intervención médica para la hipertensión severa es una condición necesaria.

Una crisis hipertensiva puede ocurrir con cualquier grado de hipertensión. Especialmente si no hay un tratamiento adecuado y no se siguen las recomendaciones de un especialista. Una crisis hipertensiva también puede ocurrir en una situación en la que el paciente, sintiéndose mucho mejor, deja de seguir las recomendaciones del médico.
Una crisis hipertensiva se caracteriza por un aumento significativo de la presión arterial. A menudo, con una crisis hipertensiva, mareos y dolores de cabeza, se producen dolores en el pecho. Este último se puede administrar debajo del omóplato y en la mano. Durante una crisis hipertensiva, el paciente puede incluso perder el conocimiento por un tiempo. A veces los pacientes tienen problemas de habla y movilidad de las extremidades. Las crisis hipertensivas pueden ocurrir una tras otra a intervalos cortos.

Hay tres tipos de crisis hipertensivas. Estas son crisis hipertensivas neurovegetativas, crisis hipertensivas edematosas y crisis convulsivas. Cada una de estas variedades se caracteriza por ciertos síntomas.
Con una crisis hipertensiva neurovegetativa, una persona cae en un estado de ansiedad y sobreexcitación. El paciente parece estar asustado por algo. Con esta forma de crisis hipertensiva, es posible un ligero aumento de la temperatura. La piel húmeda y los temblores en las manos también caracterizan la crisis hipertensiva neurovegetativa. En cuanto a la presión arterial, es significativa (principalmente la presión superior, sistólica, aumenta), y el paciente también desarrolla taquicardia.
Con la crisis hipertensiva edematosa, la hinchazón de las manos y la cara se expresa claramente. Muy a menudo, tal crisis hipertensiva ocurre en mujeres que han sido diagnosticadas con hipertensión. Provocar directamente una crisis hipertensiva es el uso de grandes cantidades de alimentos salados o líquidos. Los signos específicos de la crisis edematosa hipertensiva incluyen letargo y somnolencia, un aumento tanto en la presión superior como en la inferior. La presión más baja se llama diastólica.
La crisis convulsiva ocurre con mucha menos frecuencia que las crisis hipertensivas edematosas y neurovegetativas. Sin embargo, sus manifestaciones son muy peligrosas. La crisis convulsiva es la condición más severa del cuerpo, que es causada por daño cerebral cuando se trata del curso maligno de la hipertensión. Un signo claro de una crisis hipertensiva convulsiva son las convulsiones, a veces se produce una hemorragia cerebral (como complicación).
En resumen, se puede argumentar que un fenómeno común en cualquier crisis hipertensiva es un aumento de la presión arterial: es mayor que con las exacerbaciones de hipertensión que aparecen periódicamente.

La hipertensión maligna es la forma más grave de la enfermedad. Muy a menudo ocurre con hipertensión secundaria. En este caso, la presión más baja (diastólica) es más de 130 mm Hg. Esta forma de hipertensión es más común en personas entre las edades de 20 y 40. La hipertensión maligna progresa bastante rápido, su desarrollo es rápido (a diferencia de otras formas de hipertensión): la presión puede ser incluso 250/140 o más. Los signos de hipertensión maligna son dolores de cabeza severos, visión borrosa, convulsiones y somnolencia. Los dolores de cabeza suelen ir acompañados de vómitos. Si se produce pérdida de conciencia, el riesgo de accidente cerebrovascular es alto.
Esta forma de hipertensión conduce a cambios graves en los vasos renales. Sin embargo, si consulta a un médico a tiempo, es muy posible hacer frente a esta enfermedad.

La hipertensión puede deberse a muchas razones. Hay muchas razones para la aparición de hipertensión. Entre otros factores en el desarrollo de la hipertensión primaria, se pueden detectar disfunciones en el trabajo del cerebro. Como resultado de tales fallas, se altera el funcionamiento normal de las partes superiores del sistema nervioso central. El cerebro regula la actividad de todo el organismo, incluido, por supuesto, el trabajo del corazón. En este sentido, se puede argumentar que la excitación prolongada, los constantes ataques nerviosos y el sobreesfuerzo pueden conducir al desarrollo de hipertensión.
Debe entenderse que la hipertensión puede aparecer como resultado de la actividad intelectual en la noche, porque el cuerpo necesita descansar.
Entre otras razones para el desarrollo de la hipertensión, se puede señalar el consumo excesivo de sal de mesa; incluso hay un modelo especial de hipertensión salina. La investigación realizada por científicos en China, Japón y las Bahamas ha demostrado la siguiente relación: una persona que consume más de cinco gramos de sal por día tiene un riesgo mucho mayor de desarrollar hipertensión que una persona que consume menos de cinco gramos de sal al día.
La probabilidad de desarrollar hipertensión aumenta si hay un factor hereditario, por lo tanto, si los familiares cercanos son diagnosticados con hipertensión, entonces debe prestar tanta atención como sea posible a su salud.
El desarrollo de la hipertensión puede estar influenciado por el factor renal, se sabe que los riñones son capaces de disminuir y aumentar la presión. En este sentido, si a una persona se le diagnostica hipertensión, definitivamente debe controlar los riñones. Quizás fue el mal funcionamiento de los riñones lo que causó el desarrollo de la hipertensión. El funcionamiento adecuado de las glándulas suprarrenales también es muy importante, ya que el mal funcionamiento de su trabajo puede provocar hipertensión persistente.
Como saben, las mujeres son más susceptibles a la hipertensión que los hombres. En las mujeres, el riesgo de desarrollar esta enfermedad aumenta notablemente durante la menopausia, que depende del desequilibrio hormonal en el cuerpo femenino.
Naturalmente, los factores negativos que contribuyen al desarrollo de la hipertensión son los malos hábitos y un estilo de vida poco saludable.

El diagnóstico de hipertensión debe basarse en muchos datos. El diagnóstico de hipertensión primaria incluye datos clínicos, datos de anamnesis, datos de métodos de investigación instrumental. Estos últimos son de gran importancia en el diagnóstico.
El examen de rayos X del corazón muestra que en las etapas iniciales del desarrollo de la enfermedad hipertensiva, sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, aparecen signos de hipertrofia ventricular izquierda, un cambio en la configuración de la aorta y signos de aterosclerosis aórtica.
La ecocardiografía en las etapas iniciales de la hipertensión muestra, en particular, un aumento en la tasa de contracción de las paredes del ventrículo izquierdo del corazón; a medida que avanza la enfermedad, se pueden detectar signos de hipertrofia miocárdica y una disminución de la contractilidad del ventrículo izquierdo del corazón.
La etapa inicial del diagnóstico es el examen del paciente por parte de un cardiólogo, mientras que parece suficiente para registrar la presión arterial alta dos veces en la cita con un especialista.
El siguiente paso es excluir la posibilidad de desarrollar hipertensión secundaria. Si se excluye una naturaleza secundaria, entonces podemos hablar con confianza sobre la hipertensión, y el conjunto de estudios requeridos para realizar investigaciones (excepto el mínimo diagnóstico) es compilado por el médico individualmente para cada paciente.
El mínimo diagnóstico en el caso de la hipertensión incluye un ECG, análisis de sangre bioquímicos, análisis general de orina, examen de los vasos del fondo.Esto último es muy importante: oftalmoscópicamente, en el fondo del ojo en las primeras etapas del desarrollo de hipertensión, venas varicosas, tortuosidad de las arterias retinianas y su estrechamiento, a medida que se desarrolla la hipertensión, pueden ocurrir pequeñas hemorragias. En las etapas posteriores de la hipertensión, aparecen focos degenerativos en la retina: manchas blancas. En casos severos de hipertensión, incluso atrofia del nervio óptico, es posible el desprendimiento de retina, hasta la pérdida de la visión.

La hipertensión es mucho más fácil de prevenir que curar. La hipertensión, como cualquier otra enfermedad crónica, no se trata fácilmente. Es por eso que la prevención de esta enfermedad es importante, especialmente entre los jóvenes que se quejan de un aumento periódico de la presión arterial.
Para prevenir la hipertensión, en primer lugar, debe conocer la incidencia de la hipertensión entre los parientes más cercanos y, en segundo lugar, prestar mucha atención a su estilo de vida y compararlo con el correcto. En cuanto a la forma de vida, debe dedicar el mayor tiempo posible a la actividad física (pero no debe hacerlo en exceso), comer bien (pero no estar respaldado por, por así decirlo, las dietas "de moda" que se han extendido entre la población): esta debe ser una dieta completa y variada (preferiblemente no con una gran cantidad de sal), eliminando los malos hábitos, creando un ambiente favorable en la casa. En cuanto a lo último, vale la pena señalar que las personas felices rara vez se enferman con hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares (y de hecho rara vez se enferman).


Ver el vídeo: HIPERTENSIÓN ARTERIAL EFECTOS, CONSECUENCIAS Y REPERCUSIONES ORGÁNICAS (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Paton

    Está bien, intrigado ...

  2. Bradey

    ¡Bien escrito! Material interesante, está claro que el autor lo intentó.

  3. Wilmer

    Creo que están equivocados. Propongo discutirlo. Escríbeme en PM, te habla.

  4. Urquhart

    Te pido disculpas, pero creo que te equivocas. Puedo defender mi posición. Escríbeme por MP.



Escribe un mensaje